Poeta Homenajeado 2019

EVELIO ROSERO

Nació en Bogotá, el 20 de marzo de 1958.

En 1979 obtuvo el Premio Nacional de Cuento por su relato: Ausentes.

Es autor de la trilogía novelística Primera Vez, integrada por las obras: Mateo Solo (1984), Juliana los mira (Anagrama 1986, traducida al sueco, noruego, danés, finlandés y alemán), y El Incendiado (Planeta 1988, premio Pedro Gómez Valderrama a la mejor novela colombiana).

En los años posteriores ha publicado: Cuento para matar un perro y otros cuentos, Las esquinas más largas (cuentos de Bogotá),  y las novelas: Señor que no conoce la luna, Las muertes de fiesta, Plutón, En el lejero, Los almuerzos (traducida al turco, inglés y japonés) y Los Ejércitos (premio Internacional de novela Editorial Tusquets 2006).

Los Ejércitos obtuvo en Inglaterra el Foreign fiction prize,  otorgado por el diario The Independent a la mejor obra de ficción traducida al inglés en el año 2008, y el Premio ALOA, concedido en Dinamarca por escritores y editores a la mejor obra traducida al danés. Los Ejércitos ha sido traducida a 14 idiomas.

Es autor además de obras para jóvenes y niños, entre las que destacan: El Aprendiz de Mago y otros cuentos de miedo, Pelea en el parque, La duenda (Premio IBBY 2002), Cuchilla (Premio internacional Norma) y Los escapados.

En 2012 se publicó su novela histórica: La Carroza de Bolívar, galardonada con el Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura. En 2013  apareció una selección de sus cuentos: 34 cuentos cortos y un gatopájaro, y su novela breve Plegaria por un Papa envenenado.

En 2017 publicó su novela Toño Ciruelo, y en marzo de 2019 acaban de publicarse sus Cuentos Completos.

POEMAS

Agua en la música

 

Idéntica al río la música vuelve

del más remoto lugar vuelve

a recordarnos algo que tal vez no

entendemos

o no queremos recordar.

 

 

En la orilla, detenidos

la oímos pasar, desconociéndola.

 

 

Otras veces calla y callamos

y su silencio es su última llamada

dolorosa

parecida al mar

 

 

 

 

Tal vez

 

 

Su ausencia es otra fiesta a solas.

Una ventana sin que nadie te responda: “Llueve”.

Quien quiera que seas

disfruta, abandonado, del dolor.

No huyas.

Lento, lento, asomará

el sosiego, casi un barco, casi un canto

pero dura luz derribando estas paredes.

El dolor es otro vino, disfruta, abandonado,

del dolor. No huyas.

Goza la medida del amor desaparecido.

 

 

 

Principio

 

 

Los barcos de papel eran viajes insoslayables

al filo de abismos, huyendo en el arroyo diminuto, el sucio charco.

Íbamos al timón, urgentes, valerosos

derrotando tempestades, ranas amarillas, cáscaras de limón;

cuántos Orientes, cuántos Kubilai Khan nos elogiaron

con sus reinos.

Pero tarde o temprano se presentaban los zapatos enemigos,

transeúntes ciclópeos que hundían nuestras naves

con un gran gesto de mal humor.

 

 

Acaso la música nos redima

Acaso

Un día

La música

 

 

 

Espejo en lo hondo de un corredor

 

Como la sombra de un animal terrible pero desolado

que cree pasar inadvertido

en la tarde

por el sitio más olvidado de la casa

cuando creemos estar solos

y el otro, al descubrirnos descubrirlo

nos arroja los ojos vengativos

nos aterra por lo humano

nos enseña la sangre en las manos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: