Giovanny Gómez

GiovanniGomez-BN(Bogotá, Colombia, 1979). Fundador y director de la revista de poesía Luna de Locos y del Festival Internacional de Poesía de Pereira. Su libro Casa de humo recibió el Premio Nacional de Poesía María Mercedes Carranza en el 2006 y el Premio Letras del Mundo 2012 de la editorial mexicana Ediciones Sin Nombre. Con su segundo libro, Lo Invisible, ganó la convocatoria en poesía de la Colección Escritores Pereiranos 2014. Algunos de sus poemas tienen versiones al inglés, francés, italiano, griego y portugués. Recientemente Rafaelli Editores, con la traducción de Emilio Coco, publicó en Italia la antología Parole chi sanno mordere nei sogni.

 

 

PODCAST DE GIOVANNY GÓMEZ

 

 

POEMAS DE GIOVANNY GÓMEZ

 

 

Arenas tal vez

para Diana, mi amore

Sumergidos nuestros pies
queriendo que un cuerpo pegado al otro
fuera mejor que una rémora en la piel de un tiburón
pensaba para mí si luego de las olas
pudiéramos llegar caminando hasta la otra orilla
Mis pisadas sólo trastabillaban ante constelaciones de erizos como soles negros
entre algas que regresaban a mi piel como cabellos verdes desprendidos de la misma serpiente
Un cuerpo torpe entre el mar un alma más torpe ante la vida
allí donde la luz del sol reflejaba el azul oscuro de la marejada
Dónde soñar con esta noche
con las boronas de pan serpenteando entre las bocas de los peces?
Tú y yo nos besábamos a tientas de saber que lo duradero
aprieta con su lengua de sal los hierros en el viento
empaña los vidrios que nos ocultan
y nos va desmoronando

San Andrés Islas, Septiembre de 2013

 

 

El sol de la noche

Sentir que el corazón intenta hablar a las cosas
escuchar de tantos sueños que son viejos silencios
porque nada puede irse sin buscar alguna orilla
El destino que vuelve inútiles las maldiciones
Nos alcanza

 

 

Rue Laviolette

Para William de Jesús

Los árboles arrastran graznidos
al desprender sus hojas secas
Alguien sabe de su carrera de voces
atravesando esta calle sin dirección de nadie
Cree olvidar al cerrar los ojos
y el sol que seca la carne viva del árbol
seca también sus raíces
pero las palabras no se van conmigo
ni se vuelven pájaros

 

 

Nuestro nombre

Cada noticia de mi vida
un lápiz con la punta rota escribiendo a nadie
Sueño entrar por una puerta y que pudiera encontrarla
y otra vez su recuerdo se exaspera conmigo…
No es la única noche que me quedo dormido
diciendo a mi oscuridad
también estas cosas
Hablo de resistir los vientos
las soledades

 

 

Dedos

Cada día
cuento los dedos que me faltan
una peste hace sudar las manos hasta arrancármelos
Los años pasan
cabellos escapan por el grifo
pero sólo la noche toca las cicatrices en mi cara

una pregunta
más palabras lejos de mí

 

 

Lo invisible

Y sus palabras se deshicieron como papel mojado
en el charco de los días
Cuando alguien las mira bajo la quebrada luz del agua
su indiferencia también vuelve
en el rostro viejo de nuestros cuerpos

 

 

Alguna vez

Le pegué
¿cómo decir que una mano cerrada no es un puño?
Su rostro tenía la indiferencia
de quien ha recibido incluso los golpes de su propia mano
¿cuál es mi atrevimiento cuando nada se calma en los ojos?
¿dónde queda la rabia si esa mirada no me atiende?
No pude saber de dónde venía la historia
cómo se desatan los nudos en sus manos vacías
qué se contiene en las palabras de labios para adentro
No es sólo la luz quien presta el alma
no es sólo la noche quien da oscuridad

A %d blogueros les gusta esto: