Gustavo Adolfo Garcés

GustavoAdolfoGarces2015C(Medellín, Colombia, 1957). Poeta, docente, abogado. Reside en Bogotá desde 1987. Abogado y maestro en Estudios Políticos. Se ha desempeñado como profesor de literatura y ciencia política en las universidades de Antioquia, del Rosario y Javeriana de Bogotá, y como Asesor de la Delegada para la Prevención en Materia de Derechos Humanos y Asuntos Étnicos de la Procuraduría General de la República de Colombia. Ha coordinado talleres en la Casa de Poesía José Asunción Silva y en diversas instituciones de su país. Fue cofundador de la revista literaria Gaceta de la Universidad de Antioquia. Ha publicado: Libro de poemas (1987), Breves días (Premio Nacional de Poesía Colcultura, 1992), Pequeño reino (1998), Espacios en blanco (2000), Libreta de apuntes (2006), Breves días (antología, 2010), Hasta el fin de los números (2012) y Una palabra cada día (2015).

 

 

PODCAST DE POEMAS DE GUSTAVO ADOLFO GARCÉS




 

 

POEMAS DE GUSTAVO ADOLFO GARCÉS

 

Madrugada

Otra vez
en la esquina
el hombre que habla solo

no sabemos
a dónde mira
su zozobra

ni qué tanto
enfría el viento
su cuerpo sin abrigo

no hay una barca
que lo saque del fragor

ni una silla
en que su vida pierda peso

está solo capeando
el temporal

 

 

Noticia

Se incendia
el dragón

en el muro
las llamas abrazan
su terrible belleza

 

 

Viaje incierto

Hablar al aire

en una lengua
que no llegó a ser
cosa común

 

 

Nostalgia

Nuestros paseos
eran lentos

parecía no tener afán
el amor

tal vez era suya
la morosidad
con que mirábamos
los pájaros
las nubes
y el bosque

las muchas horas
en las terrazas de la ciudad

todo en torno
a su interés de aprender
una frase en español

yo gozaba
de la voz que salía
de sus labios húmedos

de su risa
tratando de decir
la palabra desatino

no supimos
cómo hablar
de la brevedad y caída
de un imperio feliz

 

 

Águila

En la luz roja
del atardecer

anda y desanda
el cielo

 

 

Devoción

El hallazgo
lo hizo lento

fue casi amable

pasó por alto
muchas opiniones

nadie creería
que fue un ser
atormentado

cauteloso
con su devoción

 

 

El burro

Bajo el sol de marzo
junto al mar
el burro agoniza

no sabemos
si la muerte
lo apremia

hay pájaros
y nubes
y mujeres con cestos
repletos de legumbres

tal vez un ángel
lo espera

se le acercan
las lagartijas
y la sombra del pino

está próximo
a entrar por el espejo
y a que le crezcan
alas

giran los buitres

A %d blogueros les gusta esto: