Juan Pablo Roa Delgado

(Bogotá, Colombia, 1967). Estudió Letras en Bogotá. Tras una estancia en Portugal e Italia (1993-1997) se radicó en Barcelona (España) en el año 2000, donde se desempeña como editor. Ha traducido obras de las poetas italianas Amelia Rosselli (Poesías, Ediciones Igitur, Montblanc, Igitur, 2004), Ana Maria Giancarli (Ediciones Amargord, Madrid, 2013) y Antonella Anedda (Desde el balcón del cuerpo, Madrid, Vaso Roto, 2014). Es fundador y director, junto con Roberta Raffetto, de la revista de poesía animal sospechoso, editada en Barcelona. Ha publicado los libros de poesía Ícaro, (Bogotá, 1989), Canción para la espera (Bogotá, 1993), El basilisco (México, 2007) y Existe algún lugar en donde nadie (2011, XXXV premio de poesía Vila de Martorell de 2010, publicado en Palma de Mallorca por Lleonard Muntaner Editor y en 2017 por Pregunta Ediciones). En 2013 fundó la editorial Animal Sospechoso Editor, proyecto editorial nacido de la revista de poesía animal sospechoso (2002 – 2010).

 

Biblioteca de Autor: Juan Pablo Roa
http://www.reddepoetas.com/spa/APOEM.ASP?A=103

Entrevista
Juan Pablo Roa Delgado: un Animal Sospechoso en Barcelona
http://destierra.com/juan-pablo-roa-delgado-un-animal-sospechoso-en-barcelona/

Juan Pablo Roa y la poesía
http://rockinchiclifestyle.com/poesia-juan-pablo-roa-entrevista


Poemas

De El basilisco [2008]

Serenata diurna

Que canten las mujeres su canción desconsolada al borde de los ríos

mientras dios aprende la nobleza que hay en el galope del caballo

 

Que la sombra del verano nos enseñe el sol sin muerte del poema

mientras la noche en los balcones inventa la larga migración de los amantes

 

Que hable el sol sobre un claro de musgo a las tres de la tarde

mientras aprendemos que nuestros viajes no son en vano

 

Que aprendamos a escribir con la voz diletante del presentimiento

mientras obtenemos la imagen oblicua y vertiginosa del além y creemos que alguien nos espera al fondo del pasillo

 

Que las voces de la lluvia oculten el misterio de los días

mientras la esperanza se oculta en el vuelo de los pájaros y el clamor de las palomas que recorren ciudades y parques cada día

 

Que canten siempre las mujeres su canción al borde de los ríos

mientras los hombres seguimos creyendo inútilmente que alguien nos espera al fondo del pasillo.

 

De Existe algún lugar en donde nadie [2010]

 

***

una imagen fugaz

que hasta mi página te trae:

un monte bajo de moras tempranas,

y en lo alto de tu orgullo,

el blanco,

el ocre pomarroso;

he ahí tu sempiterna sonrisa,

nuestro nacimiento del árbol de la vida.

 

***

 

***

i

rebota aún mi pelota elástica

en Columbus y azul mi caballo

y blanco se mece inerte en su madera

que incluso hoy perdura en la fibra del poema.

 

Desconocidos objetos familiares

laten en el resplandor de mi ausencia:

vueltos a la mano por la foto,

en su revenido orín inician el renglón de otoño.

 

Era Ohio State University.

Primera voz altisonante de la casa,

de un padre en su propia luz incandescente.

 

ii

Multitud de rostros me sostienen en la ausencia

y en Ohio los primeros dos:

el fútbol, primer salario malogrado de mi padre;

universidad, su primera bandera de extranjero.

 

Ohio State University, primer histrión

de la historia familiar

cuando yo era aún ausencia,

partícipe que era sola luz sin resplandor.

A %d blogueros les gusta esto: