Rocio Ágreda Piérola

(Cochabamba – Bolivia, 1981)

Estudió Filosofía y Letras. Publicó Detritus (Maki_Naria, 2017). Participó en los proyectos editoriales independientes Género aburrido (La Paz, 2011) y Lenguanegra (Cochabamba, 2013). Es parte de las antologías de poesía Tea Party (Cinosargo, Chile), Ulupica. Trece poetas bolivianos  actuales (Libros del Cardo, Chile), Enero en la Palabra (Gobierno municipal del Cuzco, Perú). Se han publicado muestras poéticas de su trabajo en revistas digitales como La ubre amarga (Martadero) y Electrodependiente. Ha gestionado y participado en encuentros literarios independientes: Poetas dientes de leche, 2010 (Bolivia); A toda costa, 2011 (Bolivia); Tea Party, 2014 (Chile); Panza de oro, 2015 (Boliva); Matute, 2017 (Chile); Enero en la Palabra, 2018 (Perú), entre otros.

 

 

 

 

 

(Había un desierto en mí que llamaba dios

era imposible entrar

el acceso me estaba vedado solo a mí)

 

calle abajo

no aguanto

tomo el aire tal como viene

me interesa lo que demora

me invade un acceso de alegría transparente

tropiezo en cada piedra de la ciudad

me siento democrática

gris desde que he vuelto

notoriamente gris desde ayer

pregunto a mis amigos acerca de la exacta simetría

entre materia

y anti materia

mi miedo no necesita motivos

a veces lo desconstruyo a partir de un hilo muy fácil de jalar

camino por las plazas

callejera

con el rumor de los loros adherido a mi sombra

su ruido es mi pasaje al umbral de otras realidades concomitantes

no me atrevo a dudar

hace 555 días que no vuelvo a casa

lo imposible me acosa

me siento a gusto en medio del pánico

miento tres veces al día

mi escritura hace crac

me concentro en un no decir fluido

regreso de algún sitio sin memoria

el escenario cambia a cada hora

ahora las obreras están segando el maíz

me silencio

me adhiero a una corriente de opiniones fluidas

río abajo

avionetas llegan cada trece minutos

anotaba en su diario

transportan el maná de los dioses nihilistas

me adhiero a un río de opiniones fluidas

y callo antes de que algo de esto tenga sentido

De detritus (2017)

 

 

proceloso

tal como venía diciendo

detrás de los espejos

seguía haciendo el desierto

mientras la grave luz

la implosiva luz

florecía ekstranjera

decía que frente a ese elocuente verdor

jugaba a veces devenir niño de greda

después gaviota

mientras arreciaba erizada silvestre

con libreta de pasaporte corriente

hacia dónde – me preguntó

hacia dónde

mira el mar quien verdaderamente ama

no sé y no sé

respondí diecisiete años después

ahora me niego a hablar

pero mi corazón se ríe

cómo es salvaje

 

 

 

 

no así pero sobrevolando

no el vaho de tu boca sino la luz de aquella hora

despertar a lo otro

soñando casi al borde de-

despertar al frágil peligro

no así pero reparando en esa rotura

mismo cosiendo ese desvelo jugando a no saber

no es cierto acaso

que no sabemos

 

 

 

 

no obstante el sueño

y puesto que estamos durmiendo ahora

como si reparásemos en ese tropezar profundo de la superficie

lo abismo del espejo

lo vértigo de-

de la caperucita y el logos feroz

ya hablaremos en otra parte

te digo que había una dirección

para este conjuro

un puente

pero ha pasado tanto tiempo de eso

ha corrido mucho lodo en la casa del agua

ahora acechamos el menor acontecimiento

sin embargo ha sucedido, decimos

de un eco antiguo que el viento

casi sin querer recita

madre oscurità

oh templo del sistema nervioso

sea divino este cansancio

admítelo también tú diosa amnésica

en la alta noche

cuando sonríes en la gravedad del párpado

entre ojo y ojo

que no quieres como el mar

seguir recomenzando

 

 

 

 

no obstante

las bandadas expansivas del ser

su manada de lobos

la inmanencia de las raíces de la alegría

el susurro de las estrellas

no obstante

la ciudad el páramo

la persistencia en esta locura llamada tiempo

no he olvidado dirigir este peligro

llegue a donde tenga que llegar este envío

esta perdida alegría

recobrada

De detritus (2017)

 

A %d blogueros les gusta esto: