Rosaura Mestizo Mayorga

RosauraMestizo(Suesca, Colombia). Poeta, cuentista, abogada y pedagoga. Ha colaborado en la coordinación y gestión institucional del Festival Internacional de Poesía de Bogotá y de las Jornadas Universitarias de Poesía de Bogotá, eventos organizados por la revista de poesía Ulrika. Ha publicado con el colectivo La casa del vino (poesía, 2005), Semiótica del silencio (poesía, 2007), Ríos paralelos. 7 poetas latinoamericanos contemporáneos (2013); Finalista, Antología Internacional –Asuntos del sur– (prosa poética, Buenos Aires, Argentina, 2013); en-RED-ados, Antología poética (Madrid, España, 2014); Lecturas Urgentes de Poesía, Antología II (Santiago de Cali, Colombia, 2015); Finalista del I Certamen Internacional Toledano «Casco Histórico» (poesía; Toledo, España, 2012). Finalista III Concurso Nacional de Historias de amor (relato; Timbío, Cauca, 2012). Primer puesto en relato Arteusaquillo (Bogotá- 2013). Aparece en revistas nacionales, internacionales y digitales. Tiene en preparación Cinco voces mil historias. Antología profesoral: pasos y contrapasos (narrativa), El silencio de la caoba (poesía).

 

 

POEMAS DE ROSAURA MESTIZO

 

 

Poética

Desenclava de mis muros
el grito de la voz oculta
Dice que el amor y la política son dagas
corruptiblemente seductoras
Me trepa en sus hombros con afición de padre
para otear catástrofes,
donde llego, si es que llego
a llenar los estómagos con palabras
cuando las piedras indigestan
Me enseña a poner el cántaro
recoger las lágrimas
que duermen en la hiedra,
sin saber que existen
Voy al intento de inyectar pócimas
para anestesiar el espacio… el tiempo
hasta mi muerte.

Oigo la voz de una niña nueva que me llama
desde su manantial de Ítaca y
me levanta
me levanta.

A María José Cantor González

 

 

Día

El día
es un potro
en el que cabalgan casualidades
hasta aquellas que declinan en la nada.
Ahí me veo
ahí oscilo
domesticando una piedra.

 

 

Íntimas

Íntima
una sábana desprovista de sentencias
Una almohada
Custodia de confesiones
Una sábana el camino de un milagro
Una almohada
El acto forastero del oasis
Una sábana puede ser la ciudad asolada
Una almohada
El vértice de una tarde entorpecida.
Las dos callan y entre burbujas de agua,
restregan el olvido.

 

 

Tragicomedia

El día despierta despeinado
como una mujer con labios de sed en invierno
como una mujer trenzada al pasado,
suspendiendo mil quehaceres
en el vientre de un armario heredado.

El día también va despertando,
como la niña que juega a callar
una lluvia de piedras.

El día comienza sin rumbo
Mas
Ella y él, cautelosos sonríen
de nada
frente al espejo.

 

 

Suspenso

Como el tiempo talla el techo al enigma,
La vida pasa por el ojo de una aguja.

De repente
Sin importar
sus hilos
La lluvia o la noche.

A Carlos Rafael Pacheco

 

 

Estado de coma

Soñó el ávido afán de los proyectiles horadando el cemento

no vio
no vio
la vida corriendo.
No la vio.

Solo escuchó
la retreta esparcida de su silencio
llenó su copa de palabras ácidas
espiró absortos suspiros,
intentando una canción de esperanza.

 

 

Bálsamo para unos ojos

Esta noche no tiene cantares,
el manantial agitado que adentro te llama,
agónico pide a mi pulso
como un duelo abandonado en la brega,
entre tu vida y la muerte.
Aquí se hunden mis fuerzas tras tu búsqueda.
La noche,
no responde a mi grito de auxilio.
La noche,
Está atareada.

Te vas,
y yo inválida, sin ti me quedo
bajo las hojas oscuras de un corozo amargo.

 

 

Cosas que se dicen y se dejan de decir

Trato de decir lo indecible, en un despropósito rebelde
En un acto inefable de locura
Decir que el amor, es de cuatro estaciones
el trabajo, la altivez de un golpe diario
las cortinas, espectros blancos.

Lo indecible, es una amnesia constante que aunque venga de visita el tiempo, con lámparas encendidas
siempre
parece de niebla
De vuelta de la locura
siento que el amor, tiene solo dos maneras
el trabajo es un embeleco amargo
Las cortinas, guardan el espectro de una virgen desnuda
vedada
en lo indecible.

A %d blogueros les gusta esto: