X JORNADAS UNIVERSITARIAS DE POESÍA CIUDAD DE BOGOTÁ 2018

 

LA MONTAÑA RUSA

 

Durante medio siglo

La poesía fue

El paraíso del tonto solemne.

Hasta que vine yo

Y me instalé con mi montaña rusa.

 

Suban, si les parece.

Claro que yo no respondo si bajan

Echando sangre por boca y narices.

CAMBIOS DE NOMBRE

A los amantes de las bellas letras

Hago llegar mis mejores deseos

Voy a cambiar de nombre a algunas cosas.

 

Mi posición es ésta:

El poeta no cumple su palabra

Si no cambia los nombres de las cosas.

 

¿Con qué razón el sol

Ha de seguir llamándose sol?

¡Pido que se llame Micifuz

El de las botas de cuarenta leguas!

 

¿Mis zapatos parecen ataúdes?

Sepan que desde hoy en adelante

Los zapatos se llaman ataúdes.

Comuníquese, anótese y publíquese

Que los zapatos han cambiado de nombre:

Desde ahora se llaman ataúdes.

 

Bueno, la noche es larga

Todo poeta que se estime a sí mismo

Debe tener su propio diccionario

Y antes que se me olvide

Al propio dios hay que cambiarle nombre

Que cada cual lo llame como quiera:

Ese es un problema personal.

A %d blogueros les gusta esto: